Resolviendo los Problemas de Interferencia

La interferencia es molesta y a menudo frustrante, sobre todo cuando los problemas son intermitentes o cuando parece que un problema se ha resuelto, sólo para volver a aparecer poco después. Los esfuerzos para corregir los problemas de interferencia también son a menudo complicados por el hecho de que hay varios tipos de interferencia y cada uno requiere un concepto diferente y una solución distinta. A veces un "arreglo rápido" funcionará, pero más a menudo ocurrirá que no funcione. A menos que el problema sea muy simple, el único concepto realmente productivo es aquel que sea ordenado y sistemático, que primero encuentra la causa del problema específico y luego aplica la acción correctiva apropiada. Esta sección discute Evitar los Problemas Básicos, ¿Es Realmente el Sistema Inalámbrico?, e Identificando la Interferencia.

Evitar los Problemas Básicos
A veces, los problemas de interferencia tienen causas muy básicas. Para evitar perder el tiempo en un problema fácilmente corregible, verifica los puntos siguientes antes de proceder:

  • Asegurarse que ningún transmisor de radio, incluyendo el transmisor del sistema o aquellos para otros sistemas inalámbricos, esté aproximadamente entre 10 a 15 pies (3 a 4,5 m) de las antenas receptoras inalámbricas. Esto puede sobrecargar los receptores y puede aumentar las probabilidades de interferencia.

  • Asegurarse de no permitir que las antenas del receptor se toquen una con otra al colocar los receptores. Verificar especialmente que las antenas de un receptor no toquen, o se acerquen demasiado a las de otro receptor. Intentar proporcionar por lo menos 10 pulgadas (25 centímetros) de separación entre las antenas de cualquiera de los dos receptores.

  • Verificar que todos los transmisores tengan buenas baterías. El bajo voltaje de las baterías débiles puede causar que algunos transmisores generen interferencia dañina. Si hay cualquier duda, instalar una batería alcalina nueva y fresca en todos los transmisores inalámbricos.

  • Si hay un sistema de "combinación" (de mano + body-pack) con dos transmisores en la misma frecuencia, o dos sistemas inalámbricos en la misma frecuencia, comprobar de forma segura que ambos transmisores no puedan encenderse al mismo tiempo.

  • Inspeccionar la configuración del control del silenciador en el receptor. Una configuración más elevada del silenciador proporcionará mejor protección contra la interferencia. Sin embargo, como una configuración elevada puede provocar una reducción en el rango operativo, fijar el control a la posición más baja que fiablemente elimine la interferencia.

¿Es Realmente el Sistema Inalámbrico?
No todo ruido en los sistemas de audio que usan sistemas inalámbricos se debe a la interferencia, o incluso al propio equipo inalámbrico. Como la interferencia es un problema conocido del sistema inalámbrico, es común culparlo del ruido de audio no deseado. A veces sin embargo, el problema real está en otra parte. Por ejemplo, las estaciones de radio AM pueden presentar ruido en un sistema de audio a través de los circuitos de entrada del mezclador o de los amplificadores. Debido a que la interferencia simplemente es una estación radio, es fácil llegar a la conclusión de que proviene del sistema inalámbrico. Reconocer la fuente real del problema puede a ayudar a evitar los esfuerzos infructuosos para corregir un problema inexistente del sistema inalámbrico.

El primer paso es determinar dónde la interferencia está entrando en el sistema de audio. Intentar lo siguiente:


  • Verificar que realmente es un fallo del sistema inalámbrico. Probar apagando momentáneamente los receptores inalámbricos y desconectando los cables de audio. Si el problema todavía está presente con los receptores apagados o con los cables desconectados, es muy probable que el problema está en otra parte del sistema de audio y no en el inalámbrico.


  • Apagar todos los transmisores inalámbricos y verificar que todos los indicadores de “señal” del receptor se apagan. Escuchar el sistema de audio para ver si el problema todavía está presente. Si lo está, el problema probablemente no es ninguna interferencia de la radio, sino algún tipo de interferencia de sistemas no inalámbricos [1]. Si los indicadores de "señal" no se apagan, podrá haber problemas con el silenciador [2].

Si la interferencia sólo está presente cuando el indicador de radio frecuencia del receptor está encendido, y se ha eliminado la posibilidad de que el ruido esté entrando por otra parte en el sistema de audio, es probable que el sistema inalámbrico esté experimentando algún tipo de interferencia externa.

Identificando la Interferencia
El siguiente paso es determinar qué tipo de interferencia está ocurriendo. Hay varios tipos de interferencia, cada una con una causa diferente y que requiere una solución diferente. Desafortunadamente, las acciones pensadas para corregir un problema pueden tener algún efecto incluso cuando no se dirijan a la fuente real del problema. Esto implica desperdiciar tiempo y esfuerzo en el área equivocada y podrá aumentar el nivel de frustración enormemente. Sin embargo, si el tipo de interferencia que realmente ocurre se conoce, aumenta la probabilidad de que los esfuerzos hechos para corregir el problema tengan éxito.

Las claves para identificar el tipo de interferencia presente están en observar las indicaciones del receptor y escuchar cuidadosamente al audio. Un buen juego de auriculares puede ser una herramienta muy útil para aislar y analizar los problemas de interferencia. Con los auriculares es fácil escuchar a un canal inalámbrico en un momento, incluso mientras el sistema está en uso. Desafortunadamente, unos cuantos problemas de interferencia sólo se presentan bajo las condiciones en vivo, cuando todo el equipo está funcionando.

Lee las descripciones de problemas que hay a continuación, para encontrar aquella que se corresponda con los síntomas que se están experimentando. Luego haz clic en los vínculos para ir a las sugerencias para corregir ese problema particular.


  • Si el problema de la interferencia principal sólo ocurre cuando el transmisor del sistema inalámbrico está apagado, primero verificar si el control del silenciador del receptor se fija a la mitad de su rango o más arriba (vea problemas del silenciador [2]). Si es así, podrá haber un problema con la interferencia de bajo nivel [3].

  • Si hay interferencia cuando el transmisor está apagado, y hay ruido o distorsión en el receptor de audio cuando el transmisor está encendido, probar apagando todos los demás transmisores inalámbricos. Si el problema de interferencia todavía está presente, podría haber un problema de interferencia directa de radio o de alto nivel. La interferencia directa [4] es un problema grave que debe corregirse para que el sistema inalámbrico sea totalmente utilizable.

  • Si hay interferencia cuando el transmisor del sistema está encendido, pero desaparece cuando los otros transmisores inalámbricos se apagan, puede haber un problema con la interferencia de intermodulación [5].

  • La interferencia que toma la forma de tonos de audio de bajo nivel y sonidos de silbidos o zumbidos cuyo tono cambia rápidamente, voces audibles o música (distorsionada o no) probablemente estará causada por interferencia de intermodulación [5], interferencia de sistemas no inalámbricos [1] o interferencia directa [4].

  • Si hay interferencia cuando el transmisor del sistema está encendido, y está en la forma de sonidos de zumbido o chirrido con una cadencia distinta o ritmo que de vez en cuando cambia, la interferencia digital [6] podría ser el problema. Las fuentes probables incluyen las computadoras, retardos digitales, procesadores de efectos, controles de iluminación, y cualquier otro equipo que use microprocesadores y procesadores de señales digitales (DSPs - Digital Signal Processors).

  • Si no hay ninguna interferencia cuando el transmisor del sistema está apagado y hay ruidos de estallidos irregulares, chasquidos o zumbidos en el audio con el transmisor encendido, podría haber problemas de interferencia eléctrica. Este tipo de interferencia es causado a menudo por los motores eléctricos, las luces de neón, los equipos de iluminación, los aparatos y otros tipos de equipo eléctrico. La interferencia eléctrica [7] generalmente afectará a todos los sistemas inalámbricos en una ubicación y no sólo a un sistema.

  • Un tipo de sonido de zumbido es realmente debido a la interferencia de las estaciones de televisión. Si el sonido de zumbido cambia substancialmente a intervalos más o menos aleatorios y no parece ser causado por el equipo eléctrico, el problema podrá ser la interferencia de la televisión [8].

  • La interferencia que se presente en forma de caídas de estática o estallidos cortos de ruido probablemente será causada por los relámpagos, el cebado intermitente o la maquinaria eléctrica defectuosa. Este tipo de interferencia aleatoria [9] es bastante rara pero puede estar entre las más difíciles de resolver.


Si ninguna de las descripciones parece corresponder realmente a tu problema particular, o la información es poco clara, ir a Tipos de Interferencia. Tu distribuidor también puede ser capaz de ofrecerte ayuda y podría estar familiarizado con alguna condición local poco usual que pudiera estar causando el problema. Si tu distribuidor no puede ayudar, los propietarios de los equipos inalámbricos A-T podrán contactar con Audio-Technica directamente.

Interferencia de Sistemas No Inalámbricos [1]
Los sistemas de audio pueden verse afectados por la interferencia de las estaciones de radio AM, los transmisores de televisión, los sistemas de radares y muchos tipos de equipo eléctrico. La interferencia normalmente entra en el sistema de audio a través de los cables de audio al mezclador (la consola) o a los amplificadores de potencia, o a través de las líneas de alimentación de alterna. Las estaciones de radio AM son una fuente común de problemas, pero normalmente sólo cuando la estación tenga bastante potencia y esté situada cerca. Incluso con las estaciones de 50.000 vatios, los problemas son raros cuando la estación está lejos, a más de una milla (1,5 km) o dos (3 km). Las estaciones de televisión de alta potencia pueden causar problemas a distancias de dos millas (3 km) o más. Las estaciones de televisión UHF a veces son muy potentes (500.000 vatios o incluso más) y pueden causar la interferencia muy lejos, como cuatro o cinco millas (6 a 8 km).

La interferencia de radio AM típicamente provoca habla distorsionada o música en el audio. La interferencia de estación de televisión normalmente toma la forma de un sonido de zumbido que de vez en cuando cambia en intensidad. La interferencia de AM es fácil de rastrear para una estación particular simplemente sintonizando la radio de AM a través de las estaciones locales. La interferencia de televisión puede identificarse al mirar los canales locales y al escuchar cambios audibles que coinciden con los cambios de escenas de televisión. Es importante recordar que el problema es con el equipo de audio; es muy improbable que cualquier defecto en la radio o estación de televisión sea un fallo.

Los sistemas de radar, incluyendo los sistemas de radares del aeropuerto y los radares militares y metereológicos, a veces afectan a los sistemas de audio. La interferencia del radar normalmente se muestra en forma de zumbidos con tonos altos o estallidos de ruido que ocurren cada pocos segundos. Muchos radares de gran potencia giran unas cuantas veces por minuto, y causan interferencia sólo cuando apuntan en la dirección del sistema de audio. Como con la interferencia de radio AM y televisión, la interferencia de radar es probable sólo cuando el radar esté bastante cerca, normalmente cuando no está a más de una a tres millas (1,5 a 5 km) de distancia.

Estos tipos de interferencia a veces pueden ser difíciles de eliminar. Mejorar la tierra del equipo a veces ayuda, sobre todo cuando la única tierra está a alguna distancia del panel eléctrico. Apantallar o filtrar los cables de audio donde entran en el equipo, sobre todo los mezcladores y los amplificadores de potencia, es a menudo de gran ayuda. Enrollar los cables de audio y añadir filtros de ferrita a los conectores del cable puede ser muy útil. Puede que a algunos equipos les falte la filtración adecuada en sus circuitos de entrada. Normalmente la mejor fuente de información es el fabricante de equipo; la mayoría puede proporcionar al menos un poco de apoyo.

La interferencia también puede entrar en los sistemas de audio a través de las líneas de corriente alterna. A veces éste es el trayecto tomado por la interferencia de los transmisores de radio y del radar. La interferencia eléctrica de la maquinaria pesada, los equipos de iluminación y otro equipo eléctrico puede viajar a lo largo de las líneas de alimentación. Esto es especialmente probable cerca de las áreas industriales donde los soldadores de arco, los motores grandes, los controladores eléctricos de gran potencia y equipamiento similar están en funcionamiento. Este tipo de interferencia puede tomar muchas formas, pero los zumbidos en la frecuencia de la línea de alimentación y en sus armónicos, los estallidos de ruido aleatorio, y los ruidos similares a la estática son muy comunes.

El equipo de audio de los diferentes fabricantes, e incluso los modelos diferentes del mismo fabricante, pueden variar ampliamente en su capacidad de rechazar la interferencia. A veces la solución más simple y más rápida a un problema de interferencia sería simplemente reemplazar el artículo problemático del equipo por uno que sea más robusto. Cuando el sistema de audio esté ubicado cerca de los transmisores de alta potencia o de equipos de potencia eléctrica, es mejor considerar la posibilidad de la existencia de interferencias al planificar las compras de los equipos. Un acuerdo que permita el intercambio de equipos si se encuentra un problema podrá ayudar a evitar que se acuda a soluciones más complejas y costosas.

Problemas del Silenciador [2]
Si el indicador de radio frecuencia en el receptor no se apaga cuando el transmisor del sistema esté apagado, podría estar presente una interferencia de bajo nivel. Para probar la fuente de la interferencia, primero marca la posición del control del silenciador en el receptor, luego fija el control al máximo (que esté totalmente en posición del sentido de las manecillas del reloj). Si el indicador de señal no se apaga con el control del silenciador fijado al máximo, es probable que una interferencia grave esté presente.

Si el indicador de señal se apaga a la configuración máxima del silenciador, y todavía hay interferencia audible en el sistema, es probable que el principal problema no esté en el sistema inalámbrico. Sin embargo, podría haber también un problema de interferencia de bajo nivel, menos grave, en el sistema inalámbrico. No olvidarse de devolver el control del silenciador a su posición original cuando esta prueba se haya completado, sino el rango del sistema podría reducirse considerablemente.

La interferencia de sistemas no inalámbricos [1] normalmente todavía será audible cuando el receptor esté con el silenciador activado. La interferencia de bajo nivel [3] es relativamente común al usar los sistemas de micrófonos inalámbricos, pero no suele ser un problema grave.

Interferencia de Bajo Nivel [3]
La mayoría de las frecuencias de radio se comparten entre muchos usuarios diferentes. También, muchos tipos de equipamiento electrónico, incluyendo los equipos de televisión, videograbadoras, receptores de radio, computadoras y periféricos, dispositivos de procesamiento de señal y todas las clases de equipo de comunicaciones podrían involuntariamente generar cantidades pequeñas de energía de radio frecuencia. Como resultado, hay casi siempre señales débiles de radio presentes en cualquier frecuencia que pueda usarse para un sistema de micrófono inalámbrico.

La mayor parte del tiempo, estas señales son demasiado débiles como para afectar a un sistema inalámbrico, sobre todo cuando el transmisor esté encendido y el sistema esté funcionando. Sin embargo, si el transmisor está apagado, hay a veces suficiente señal para que funcionen los circuitos del silenciador en el receptor. Cuando esto pasa, el resultado será una señal de audio no deseada desde el receptor, a menudo en la forma de ruido fuerte y estática. A menos que la señal que interfiera sea fuerte, no afectará la calidad de audio significativamente cuando el transmisor esté encendido.

Es importante considerar que el receptor está haciendo la función, más o menos, para la que fue diseñado - recibir una señal de radio en una frecuencia particular. Debido a que el transmisor inalámbrico está apagado, la señal pasará a ser una señal no deseada, por lo que se considerará como "interferencia." Hay tres posibles soluciones por lo menos para este problema: ajustar el control del silenciador del receptor hasta que ya no se reciba la señal débil, usar un sistema inalámbrico que tenga circuitería especial para reducir la posibilidad de audio no deseado, u operar en algún modo que evite el problema.

La mayoría de los receptores inalámbricos de Audio-Technica tienen un control de ajuste del silenciador. A medida que este control se gira hacia arriba (en sentido de las manecillas del reloj) se requerirá de una señal de audio más fuerte para abrir los circuitos del silenciador y dejar que el audio pase. Normalmente se puede hallar un punto donde la señal débil que interfiere ya no pueda abrir los circuitos del silenciador y por tanto deje de haber interferencia. Desafortunadamente, girar hacia arriba el control del silenciador también reducirá el rango máximo de operación del sistema inalámbrico. Esto es porque una configuración del silenciador más alta o "firme" requerirá que una señal más fuerte de radio esté presente para que pase el audio, incluyendo la señal del transmisor del sistema. Para evitar reducir el rango, no gire el control del silenciador más allá de lo absolutamente necesario para eliminar la interferencia.

Algunos sistemas inalámbricos incluyen una circuitería especial para reducir las probabilidades de que los circuitos del silenciador del receptor permitan el paso de audio no deseado. Aunque no es seguro, esta circuitería especial reduce enormemente las probabilidades de que el ruido no deseado pase cuando el transmisor esté apagado. Sin embargo, la circuitería especial no puede hacer nada para reducir los efectos de interferencia cuando el transmisor esté encendido, y el audio todavía podría estar ruidoso o distorsionado.

Es posible evitar los efectos de interferencia de bajo nivel simplemente al silenciar el audio del receptor inalámbrico cuando el transmisor no está encendido. Al encender primero el transmisor, luego poner el audio, usar el sistema, después silenciar el audio, y finalmente apagar el transmisor, la interferencia de bajo nivel es improbable que se convierta alguna vez en un problema. En cualquier caso, siempre es una idea buena silenciar el audio de un sistema inalámbrico cuando no esté usándose porque hay siempre por lo menos una pequeña posibilidad de algún tipo de interferencia.

Interferencia Directa [4]
La interferencia directa ocurre cuando hay otra fuerte señal de radio en la frecuencia usada por el sistema inalámbrico. Dependiendo de la fuerza de la señal que interfiere, el efecto podría ir desde tonos débiles, pitidos y silbidos en el audio, hasta tonos muy fuertes o ruido muy alto que hacen que el sistema inalámbrico sea completamente inutilizable. La interferencia directa también puede causar otros problemas de audio tales como el ruido excesivo, distorsión, variaciones inesperadas de nivel, y cambios en la calidad y característica del sonido.

Hay varias posibles fuentes de interferencia directa para los sistemas inalámbricos, incluyendo otros sistemas inalámbricos, transmisores de televisión, transmisores de comunicaciones y salidas espurias del equipo de comunicaciones, computadoras, dispositivos digitales y equipamiento industrial. La fuente de interferencia puede estar transmitiendo intencionalmente una señal, para ser usada por otro tipo de receptor, o la transmisión puede ser involuntaria o accidental. De cualquier modo, con tal que la otra señal de radio esté presente, el sistema inalámbrico tendrá problemas.

Los transmisores de televisión son muy potentes y pueden afectar a los sistemas inalámbricos a distancias de 100 millas (160 km) o más. Cuando se sufre una interferencia, uno de los primeros pasos deberá ser el determinar si la frecuencia inalámbrica está en un canal de televisión que esté en uso en el área. Cualquier frecuencia inalámbrica que esté dentro del ancho de banda de 6 MHz de una frecuencia de TV local puede sufrir una interferencia grave.

Sorprendentemente, es muy frecuente que los problemas de interferencia sean debidos a otro transmisor inalámbrico en la misma ubicación. Éste puede ser otro transmisor en un sistema de "combinación" que tenga tanto el transmisor de mano como el body-pack, o puede ser el transmisor de otro sistema inalámbrico. A menudo, la existencia del segundo sistema inalámbrico se desconoce, quizás porque está en otro cuarto u otro edificio. Seguir la pista de los sistemas inalámbricos puede ser particularmente difícil en situaciones donde cada visitante lleve su propio equipo inalámbrico.

El otro sistema inalámbrico también podría estar lejos, a una distancia considerable. La interferencia es posible en distancias de hasta 3.000 pies (900 m), incluso más aún en ciertas condiciones. Cuando se encuentra la interferencia, deberá haber una revisión cuidadosa para ver si hay algún sistema inalámbrico operando en la misma frecuencia y en la misma ubicación. También es aconsejable verificar el área cercana, buscando otros sistemas inalámbricos operativos, si esto es factible. El sistema inalámbrico que interfiere podría estar en otra parte del edificio, o en un edificio cercano, quizás incluso a dos o tres bloques de distancia.

También es necesario verificar otros transmisores inalámbricos que estén en frecuencias cercanas al sistema que recibe la interferencia. Para estar seguro, es mejor que cualquiera de las dos frecuencias inalámbricas estén por lo menos separadas por 1 MHz. Dependiendo del tipo de equipo, podría ser seguro usar frecuencias que estén más cercanas. La mejor prueba será simplemente apagar el otro transmisor y ver si la interferencia se detiene. En ese caso, las frecuencias están demasiado cerca. Hay que tener en cuenta que la separación requerida entre frecuencias aumenta a medida que el transmisor que interfiere se acerca más a las antenas del receptor.

Otros tipos de transmisores pueden producir interferencias. Una rápida verificación es asegurarse que la frecuencia inalámbrica no es el doble de la frecuencia de una estación local de radio FM. Los transmisores FM generan una cantidad pequeña de energía en armónicos que puede afectar a los receptores inalámbricos. Los transmisores de radio bidireccionales que estén cerca, pueden afectar a los sistemas inalámbricos. Otros tipos de transmisores y sistemas de comunicaciones pueden tener salidas espurias que caigan cerca de las frecuencias de los micrófonos inalámbricos.

Los sistemas de televisión por cable usan a menudo casi todos los canales de televisión. Si tales sistemas están cercanos, es posible que la pérdida de energía de radio esté ocurriendo en un canal de televisión que se piensa que no está habilitado en el área. De modo similar, los equipos de televisión, las videograbadoras, las antenas de satélite y demás equipos de televisión y video pueden causar interferencias inalámbricas. Los teléfonos inalámbricos y otros dispositivos similares también pueden ser fuentes de la interferencia. Casi cualquier dispositivo electrónico que genere o use energía radio puede ser potencialmente una fuente de interferencia, sobre todo si está cerca de las antenas del receptor.

Las computadoras y los dispositivos digitales pueden causar interferencia directa. La mayoría de las computadoras y dispositivos digitales dejan escapar una pequeña cantidad de energía radio, lo bastante a menudo como para afectar a un receptor inalámbrico cercano.

Claramente, es casi imposible estar consciente de cada frecuencia presente en una ubicación particular. Una vez conocido esto, la mejor aproximación será, primero eliminar las causas más obvias de interferencia, luego tratar de eliminar tanto como se pueda las posibilidades restantes, una por una. El concepto recomendado es el que sigue:


  • Reconfirmar que realmente es interferencia directa. En ese caso, la interferencia casi siempre estará presente (en formas diferentes) ya sea con el transmisor del sistema encendido o apagado.

  • Verificar que los dos transmisores inalámbricos en la misma frecuencia no están encendidos al mismo tiempo.

  • Verificar que la frecuencia inalámbrica no esté en un canal de televisión en uso local.

  • Verificar los sistemas inalámbricos que estén dentro de aproximadamente 1 MHz de la frecuencia del sistema que experimenta la interferencia.

  • Verificar otras fuentes externas obvias, particularmente armónicos de un transmisor de radio FM, los sistemas de televisión por cable y cualquier tipo de transmisor de radio.


Una vez que se haya hecho esto, tratar de apagar otras posibles fuentes de interferencia una por una. Si esto es imposible, hay que intentar hacer la prueba de interferencia cuando el equipo esté sin alimentación. Prestar particular atención a los equipos de comunicaciones y la televisión, incluyendo el adaptador para la TV por cable, los teléfonos inalámbricos y los equipos de radio bidireccional. También comprobar cuidadosamente las computadoras, copiadoras, procesadores de efectos, controladores de iluminación y otros dispositivos digitales. Observar la actividad en el área y tratar de determinar si los cambios en la interferencia corresponden a eventos particulares o a ciertas actividades.

A veces, la causa de la interferencia demuestra ser sumamente difícil de identificar. En otros casos, la causa se vuelve conocida, pero se demuestra que es impracticable corregir el problema en la fuente. En estas situaciones, será normalmente más simple y rápido cambiar la frecuencia inalámbrica.

Si la frecuencia inalámbrica se cambia, la información recopilada durante la búsqueda de la interferencia será muy útil y reducirá enormemente las probabilidades de acabar teniendo otra frecuencia problemática. En particular, permitirá seleccionar una nueva frecuencia que evitará los canales locales de televisión, otras frecuencias inalámbricas en la ubicación y otras frecuencias identificadas como problemáticas. Estas son las fuentes más probables de interferencia, por lo que su eliminación reducirá enormemente las probabilidades de más problemas.

Interferencia de Intermodulación [5]
La interferencia de intermodulación o "intermod" se genera en el receptor inalámbrico por la combinación de dos o más señales fuertes que interfieren. A diferencia de la interferencia directa, no es necesario que las señales que interfieran estén en frecuencias que estén cerca de la frecuencia inalámbrica. Con la intermodulación, las señales de interferencia, se mezclan en el receptor inalámbrico para crear una señal interna que está cerca de la frecuencia del receptor. Esta señal internamente generada luego interferirá con el funcionamiento normal del sistema inalámbrico.

La intermodulación normalmente es causada por la señales ya sea de otros sistemas inalámbricos en la ubicación o por señales de televisión. A menudo, la señal de un transmisor inalámbrico se combina con una fuerte señal de televisión para crear la interferencia en otro sistema inalámbrico. Debido a que las señales pueden combinarse de maneras complicadas, rara vez es posible identificar las frecuencias que puedan causar problemas de intermodulación a partir de una lista dada de frecuencias. Además, si un conjunto particular de señales realmente pudiera causar una interferencia grave, ésta dependería enormemente de su resistencia.

La cantidad de intermodulación producida en un receptor por señales externas aumenta rápidamente a medida que se van volviendo más fuertes. La intermodulación también requiere la presencia de dos señales que interfieren; quitar bien una o reducir su nivel significativamente, normalmente eliminará el problema. Estas son dos de las razones de por qué es aconsejable mantener todos los transmisores por lo menos de 10 a 15 pies (3 a 4,5 m) de distancia de las antenas del receptor. Si se sospecha que existe interferencia de intermodulación, una de las primeras cosas que deberán probarse es mover todos los transmisores más lejos de los receptores.

Una prueba rápida para la interferencia de intermodulación es simplemente apagar uno por uno otros transmisores en el área. Muy a menudo, se encontrará que apagar un transmisor particular eliminará el problema completamente. En este caso, es muy probable que el problema se deba a la intermodulación. También hay que fijarse en que la intermodulación trabaja de ambas maneras; si un transmisor inalámbrico particular interfiere con un receptor inalámbrico, es probable que el segundo transmisor también interfiera con el receptor del primer sistema. En ese caso, es casi cierto que el problema es la intermodulación.

Cuando la intermodulación esté siendo causada por las señales televisión y otras fuentes externas, pudiera no ser posible apagar o reubicar las fuentes. A veces el receptor inalámbrico puede reubicarse a otra posición donde una o las dos señales que interfieren sean más débiles, reduciendo los efectos de la interferencia. Esto raramente remedia el problema, pero es una buena indicación que la razón del mismo es la intermodulación.

Generalmente, resolver los problemas de intermodulación requiere que se cambie una de las frecuencias involucradas. Sin embargo, a veces es posible cambiar el funcionamiento de un sistema de audio para evitar las combinaciones de los transmisores inalámbricos que causan la intermodulación, por lo menos si todos los transmisores no tienen que estar encendidos al mismo tiempo. La mayoría de los tipos de intermodulación involucra tres frecuencias: dos frecuencias de transmisión y una frecuencia de recepción. Cambiar cualquiera de las tres, corregirá el problema.

Interferencia digital [6]
Hay realmente dos tipos generales de interferencia digital: aquella causada por los osciladores del "reloj" en las computadoras, periféricos y otros dispositivos digitales, y aquellas causadas por el proceso en un dispositivo digital. El primer tipo es simplemente otra forma de interferencia directa que se produce por la pérdida de las señales de radio a la frecuencia del reloj digital o algún múltiplo de la misma. La interferencia generalmente tomará la forma de un tono firme, normalmente bastante bajo en nivel, en el receptor de audio.

El segundo tipo de interferencia digital toma típicamente la forma de un silbido o tono, chillón o de zumbido, a menudo con cambios ocasionales en la característica de sonido. Hay frecuentemente una cadencia o ritmo distinto presente. En algunos casos, la interferencia digital puede producir un nivel de ruido alto en el audio, incluyendo los sonidos de silbido y los ruidos de contacto. No debería haber ningún tono perceptible involucrado.

Este tipo de interferencia se produce por el funcionamiento del procesador interno (o el procesador de señal digital) en el dispositivo. La interferencia no está necesariamente en un múltiplo de la frecuencia del reloj; en cambio puede relacionarse a la proporción en que estén procesándose las instrucciones. El nivel y la característica de la interferencia pueden variar enormemente con el tipo y cantidad de procesamiento que tenga lugar, y puede desaparecer completamente si el dispositivo digital no está procesando activamente.

Normalmente, la interferencia digital es relativamente fácil de identificar. Las señales involucradas no son fuertes y raramente afectan a sistemas inalámbricos situados a distancias mayores de aproximadamente 6 pies (2 m). El sonido de interferencia digital también es relativamente único, por lo que es bastante fácil de reconocer. Además, generalmente es posible probar la interferencia de un dispositivo específico al ingresar nuevas instrucciones, al empezar un nuevo programa o simplemente al apagarlo momentáneamente.

La interferencia digital es normalmente relativamente fácil de resolver. Separar el dispositivo digital del receptor inalámbrico y sus antenas, a veces tan poca distancia como 8 pulgadas (20 centímetros), remediará a menudo el problema. También puede ser útil separar los cables de corriente y de señal del dispositivo digital de aquellos del receptor inalámbrico. En unos casos, la interferencia que esté viajando por el cable de corriente del receptor y una u otra de las unidades, necesitará energizarse de otra fuente o de un filtro instalado de la línea de alimentación.

Si estas medidas simples no son eficaces, es probable que la unidad digital esté defectuosa de alguna manera. Las normativas gubernamentales estrictamente limitan la cantidad de energía radio por dispersión que tales equipos pueden producir; no pueden causar interferencia grave a menos que haya un defecto significativo. En tales casos, casi siempre será necesario corregir el problema en la fuente, ya que cambiar la frecuencia del sistema inalámbrico a menudo no es tan eficaz. Por supuesto que separar el receptor inalámbrico y la unidad digital varios pies (unos metros) y redireccionar los cables, generalmente resolverá incluso los problemas radicales.

Interferencia Eléctrica [7]
Este tipo de interferencia se genera por el equipo eléctrico, particularmente de los letreros de neón, controladores de iluminación y reductores de luz, los motores eléctricos con escobillas, los controladores de velocidad del motor y varios tipos de equipos de alto voltaje. En la mayoría de los casos, la interferencia se produce porque el equipo está defectuoso, estropeado, mal mantenido o incorrectamente instalado. El equipo eléctrico en buena condición, raramente creará problemas de interferencia. En unos casos, sin embargo, los equipos más viejos que se podrían haber diseñado y fabricado sin pensar en la interferencia podrían causar algún problema.

Los letreros de neón son una causa muy conocida de interferencia eléctrica. Adecuadamente construidos e instalados, los letreros no generarán interferencia significativa a menos que estén cerca de las antenas inalámbricas. Sin embargo, los letreros de neón que sean viejos, mal mantenidos y cuyo material aislante esté sucio o roto podrán producir fuertes interferencias. Los letreros de neón que se regulan pueden ser un problema particular. Las luces fluorescentes defectuosas, incluyendo aquellas con tubos estropeados, pueden generar interferencia sustancial. Las bombillas fluorescentes conectadas a los reductores de luz, los propios reductores de luz, y las instalaciones fijas con balastos electrónicos también son fuentes frecuentes de problemas.

Los motores eléctricos con escobillas son otra fuente común de interferencia. Esto incluye muchos aparatos y herramientas, como la aspiradora, las batidoras, robots de comida, taladros eléctricos y las herramientas con motores de velocidad variable. Los motores y controladores de luces, especialmente las viejas unidades de control de iluminación para los teatros, frecuentemente son la causa de interferencia eléctrica. Los relés estropeados o defectuosos, particularmente los relés para arrancar los motores y los contactores de gran potencia, pueden causar interferencia durante la conmutación.

Además de los letreros de neón, otros tipos de equipo de alto voltaje pueden ser fuentes de interferencia. Éstos incluyen los equipos de TV estropeada o defectuosa, equipo de rayos X, ciertos tipos de equipos de iluminación y varios tipos de equipamiento industrial. En la mayoría de los casos, la interferencia se genera por el cebado debido al aislamiento permeable o defectuoso. El cebado también puede ser un problema con el equipo de bajo voltaje. Los contactos sueltos, los cables rotos, el aislamiento con grietas y otros defectos no sólo pueden causar una interferencia seria, sino que pueden presentar un riesgo de seguridad significativo.

La interferencia eléctrica es normalmente bastante fácil de reconocer. La mayoría de las formas producen distintivos ruidos de zumbido en frecuencias relacionadas con la frecuencia de la línea de alimentación de 60 Hz. El cebado o formación de arco, tiene la característica de un sonido de crepitar o crujido que es normalmente identificable de forma rápida. Los motores de velocidad variable pueden distinguirse por su cambio de velocidad y su sonido de silbido característico. La interferencia puede relacionarse a menudo con algún evento como un cambio de iluminación, el funcionamiento de una pieza específica de un equipo o el parpadeo de una lámpara. De hecho, ésta es frecuentemente una de las maneras más rápidas de determinar la causa de un problema.

Cuando tiene lugar la interferencia eléctrica, el primer paso deberá ser el de buscar las fuentes más probables. Esto incluye a los letreros de neón, las luces fluorescentes que estén parpadeando o oscureciéndose inusualmente, los controles de iluminación, los dispositivos con motores de velocidad variable y los equipos de alto voltaje. Si esto no revela el problema, el próximo paso será tratar de relacionar la interferencia con un evento específico como el funcionamiento de una cierta máquina (como el equipo de aire acondicionado), el uso de una cierta luz o grupo de luces, o una actividad particular. Si es posible, a menudo servirá de ayuda apagar el equipo sospechoso momentáneamente para ver si la interferencia desaparece.

Es posible que la fuente de la interferencia sea externa. En este caso podría ser posible aislar la causa al observar la actividad en la vecindad, al determinar la hora del día en que ocurre la interferencia y al buscar los eventos relacionados tales como los destellos de luces o los ruidos. Si parece relativamente cierto que la fuente de ruido es interna pero no puede localizarse, podría ser interesante tener a un electricista que realice una verificación completa del sistema eléctrico del edificio.

Si la fuente de interferencia es un letrero de neón, luces fluorescentes, un motor ruidoso, el cebado de alto voltaje o alguna causa similar, será casi ciertamente necesario corregir el problema en la fuente. En otros casos, podría ser posible simplemente reparar o reemplazar la unidad defectuosa que produce la interferencia. Vuelva a ubicarla más lejos de las antenas inalámbricas, o arréglela de una manera tal que se apague cuando el sistema inalámbrico esté en uso.

Si la fuente de interferencia no puede identificarse, pero no es grave, hay unos pasos que pueden seguirse para reducir sus efectos. Aumentar la cantidad de señal disponible al receptor inalámbrico normalmente le ayudará a rechazar la interferencia externa. Mover al receptor más cerca del transmisor, o usar antenas remotas que puedan posicionarse más cerca de la ubicación del transmisor, es a menudo muy útil. Si embargo no lleve el transmisor más cerca de aproximadamente 10 pies (3 m) de las antenas del receptor, debido a que esto podrá aumentar el riesgo de interferencia de intermodulación.

En algunos casos, la interferencia entra al receptor inalámbrico a través de las líneas de alimentación de alterna. Los protectores de sobretensión de calidad con filtros RF eficaces a veces pueden detener la interferencia en esta situación. Tener en cuenta que la mayoría de los "supresores de sobretensión" tienen poco o ningún filtrado; sólo los modelos de lujo, que están especificados para filtros contra ruido y RFI, son los que pueden ser realmente efectivos. Mejorar la conexión a tierra, sobre todo cuando el panel de alimentación principal esté lejos a una distancia considerable, es a menudo de bastante ayuda. Las soluciones más sofisticadas a la interferencia en las líneas de alimentación de AC incluyen transformadores de aislamiento, reguladores de potencia y ciertos tipos de sistemas de alimentación ininterrumpida (las unidades llamadas UPS).

El mejor diseño de los equipos y el aumento de la preocupación sobre la interferencia han hecho que la interferencia eléctrica sea ahora mucho menos común que en el pasado. Cuando esto ocurre, un defecto en el equipo es ahora la causa en la mayoría de los casos. Debido al riesgo potencial de incendio potencial y a los riesgos de seguridad eléctrica involucrados, la interferencia eléctrica merece la pena investigarla aún cuando no represente un problema serio para los sistemas inalámbricos.

Interferencia del Canal de Televisión [8]
La interferencia debido a las señales de televisión a veces puede parecer similar a la producida por los sistemas eléctricos. Una transmisión de imágenes de televisión lleva una fuerte señal de 30 Hz para el componente vertical de la imagen. La señal de 30 Hz es rica en armónicos y puede sonar muy parecida a muchos tipos de interferencia eléctrica [7], lo cual ocurre a 60 Hz y en sus armónicos (en EEUU y algunos otros países). Esto puede causar alguna confusión ya que la interferencia del canal de televisión normalmente es el resultado de la intermodulación [5] o de la interferencia directa [4].

La interferencia del canal de televisión normalmente puede distinguirse de la interferencia eléctrica por el hecho que la calidad del sonido cambiará a medida que la escena que se transmite cambie. Cambiar de una escena oscura a una escena más clara será particularmente notable. A menudo es posible determinar qué canal de televisión está causando la interferencia al escuchar la interferencia mientras se va cambiando los canales locales en un equipo de televisión.

Interferencia Aleatoria [9]
La interferencia aleatoria, como el nombre lo indica, es el resultado de eventos eléctricos de gran energía. Los ejemplos incluyen los relámpagos, cebados de líneas de potencia en el viento, chispas de las líneas del alimentador en las locomotoras eléctricas, soldaduras con arco y la maquinaria de potencia eléctrica defectuosa. El ruido de las bujías de los automóviles fue una vez una fuente mayor de interferencia aleatoria, pero los modernos sistemas de ignición raramente producen cualquier problema. Este tipo de interferencia aparece como breves estallidos de ruido de varios tipos, incluyendo los impactos de relámpagos, estallidos, chasquidos y zumbidos. La perturbación eléctrica casi siempre ocurre en un rango muy ancho de frecuencias de radio.

Es raramente posible corregir este tipo de interferencia en la fuente. Los cambios de frecuencia son normalmente ineficaces debido al amplio rango de frecuencia de la interferencia. Sin embargo, este tipo de interferencia cae en intensidad a medida que la frecuencia aumenta, por lo que los sistemas inalámbricos de UHF generalmente son menos propensos a verse seriamente afectados. La calidad del receptor inalámbrico también es un factor; los diseños más sofisticados del receptor normalmente proporcionan buen rechazo a la mayoría de los tipos de interferencia eléctrica.

Hay otros pasos que pueden seguirse para reducir los efectos de interferencia aleatoria. Aumentar la cantidad de señal disponible al receptor inalámbrico le ayudará a rechazar la interferencia externa. Mover al receptor más cerca del transmisor, o usar antenas remotas que puedan posicionarse más cerca de la ubicación del transmisor, es a menudo muy útil. No lleve al transmisor más cerca de aproximadamente 10 pies (3 m) de las antenas del receptor, debido a que esto podrá aumentar el riesgo de interferencia de intermodulación.

En algunos casos, la interferencia aleatoria entra en el receptor inalámbrico (o en alguna otra unidad en el sistema de audio) a través de las líneas de alimentación de alterna. Ésta puede estar en la forma de ruido de radio frecuencia (RF), o como sobretensiones eléctricas, máximos de voltaje o estallidos de ruido. Los reguladores de sobretensión de calidad con filtros RF eficaces pueden reducir enormemente los efectos de interferencia aleatoria en muchas situaciones. Además, pueden proteger al equipo del daño causado por los relámpagos y sobretensiones de voltaje. Tener en cuenta que la mayoría de los "supresores de sobretensión" tienen poco o ningún filtrado; sólo los modelos de lujo, que están especificados para filtros contra ruido y RFI, son los que pueden ser realmente efectivos. Las soluciones más sofisticadas a la interferencia en las líneas de alimentación de AC incluyen transformadores de aislamiento, reguladores de potencia y ciertos tipos de sistemas de alimentación ininterrumpida (las unidades llamadas UPS).

Regresar a Contenidos