Maximizar el Rango

El rango operativo es raro que sea un problema para los sistemas inalámbricos de Audio-Technica. Un equipo A-T está conservadoramente diseñado y cuidadosamente fabricado, e incluye un cómodo margen de seguridad. En casi todos los casos, el rango será más que adecuado, incluso cuando las condiciones sean las menos favorables. Para las aplicaciones poco usuales o cuando la situación sea especialmente difícil, sin embargo, un poco de rango extra puede volverse importante. Afortunadamente, hay algunas medidas simples y precauciones razonables que pueden tomarse para maximizar el rango.


  • Usar mejor equipamiento. Una de las mejores maneras de maximizar el rango de los sistemas inalámbricos es comprar el mejor equipo. Los sistemas con precios más altos casi siempre funcionan mejor que los sistemas con precios más bajos, lo que incluye proporcionar un rango mayor de operación.

  • Usar los sistemas de diversidad. Se requieren receptores de diversidad para lograr el máximo rango. En las típicas aplicaciones inalámbricas, los receptores de diversidad proporcionarán de dos a diez veces el rango de receptores de no diversidad similares. Esto es porque las interrupciones cortas debido a los multitrayectos generalmente harán que un sistema de no diversidad se vuelva inutilizable bastante antes de que la señal se ponga muy débil para la buena recepción con un sistema de diversidad.

  • Usar buenas baterías alcalinas. Usar sólo baterías alcalinas de óptima calidad y de buena marca. Los otros tipos de baterías pueden no tener la suficiente capacidad como para permitir al transmisor que entregue la máxima potencia. En particular, no usar baterías recargables, que normalmente tienen un voltaje de salida más bajo que reduce la potencia del transmisor. Asegurarse de usar sólo baterías frescas, nuevas y sin usar. No sólo la vida de funcionamiento será más corta al utilizar baterías usadas, sino que la potencia del transmisor normalmente caerá por lo menos ligeramente a medida que la batería se acerque al final de su vida.

  • Escoger las frecuencias cuidadosamente. Seleccionar frecuencias libres de interferencias. La interferencia, si es audible o no, casi siempre reduce el rango. Las fuertes señales de interferencia pueden reducir la sensibilidad del receptor, haciendo más difícil recibir la señal deseada. Asegurarse que las otras frecuencias no están más cerca de la separación de frecuencia mínima requerida para el sistema que se esté usando.

  • No seleccionar el silenciador en exceso. Si el control del silenciador en el receptor tiene que fijarse sobre el rango medio para prevenir el ruido, hay un problema de interferencia que deberá corregirse. Las configuraciones del control del silenciador elevadas podrán reducir enormemente el rango, a veces a un tercio de lo que debería ser. Los dispositivos digitales como las computadoras y procesadores de señal producen a menudo ruido de radio frecuencia que interfiere con los receptores inalámbricos o que requiere una alta configuración del silenciador. Tales dispositivos deberán montarse tan lejos como sea posible de los receptores inalámbricos, pero ciertamente a no menos de 24 pulgadas (60 centímetros), si el rango máximo es el objetivo final.

  • Separar los transmisores y los receptores. No debe permitirse que otros transmisores inalámbricos se coloquen cerca de las antenas de recepción. Las fuertes señales en las frecuencias cercanas pueden sobrecargar al receptor incluyendo los circuitos de radio frecuencia, cortar la sensibilidad y reducir el rango incluso cuando no haya interferencia. Nunca deberán usarse otros dispositivos de radio frecuencia de gran potencia tal como el equipo de radio bidireccional en la vecindad de los receptores inalámbricos. También deberá esperarse un rango operativo reducido cuando haya transmisores de televisión de gran potencia cerca en la misma banda.

  • Usar antenas remotas. Usar antenas remotas cuando los receptores se monten en un bastidor. Los marcos de metal del bastidor bloquearán parcialmente la señal de radio frecuencia, normalmente cortando el rango significativamente. No apilar los receptores uno encima de otro o directamente lado con lado a menos que estén usándose antenas remotas. Incluso entonces, ésta no es una buena práctica porque la fuga de radio frecuencia de un receptor a veces puede afectar al otro. Cuando se apilan los receptores, las antenas conectadas estarán demasiado cerca para ser eficientes. Las antenas que se tocan unas con otras no sólo afectarán seriamente al rango, sino que también crearán una alta probabilidad de interferencia. Para obtener mejores resultados, las antenas conectadas a los diferentes receptores deberían estar separadas por lo menos a 18 pulgadas (45 centímetros) para VHF, y a 6 pulgadas (15 centímetros) para UHF.

  • Montar en alto las antenas. Montar las antenas de recepción tan alto como sea posible, por lo menos a 8 pies (2,5 m) sobre el suelo, teniendo cuidado también de no acercarse demasiado a las instalaciones fijas, los marcos de metal para los techos en suspensión u otros objetos de metal. No instalar las antenas de recepción junto a las paredes ya que podría haber tuberías, cableado, placas de metal o montantes de metal en el interior. Verificar que haya un trayecto de radio frecuencia despejado y abierto entre las antenas de recepción y el transmisor en todo momento. Los objetos de metal entre el transmisor y las antenas de recepción, incluso aquellos ligeramente desviados hacia un lado, frecuentemente acortarán significativamente el rango.

  • No enrollar el cable del transmisor. En los transmisores body-pack de VHF, no enrollar el exceso de cable del micrófono alrededor del cuerpo del transmisor. Esto afectará seriamente el rango porque el cable del micrófono se usa como antena y los rollos efectivamente acortarán la señal de radio frecuencia. Por la mismísima razón, no enrollar o envolver en un mazo el cable del micrófono a una distancia menor de 18 pulgadas (45 centímetros) de los transmisores. En los transmisores de UHF, mantener alejado el cable del micrófono y bien separado de la antena de látigo pequeña.

  • Posicionar en alto el transmisor. Posicionar la antena del transmisor body-pack tan alta como sea posible sobre el cuerpo, como resulte práctico. Para los transmisores de VHF, llevar el cable del micrófono sobre la parte superior de la espalda y los hombros y luego dejarlos caer por delante; esto mejorará el rango apreciablemente. La altura es menos importante para las antenas con transmisores de UHF, pero todavía merece la pena ubicar en alto el transmisor sobre el cuerpo cuando se desee obtener el rango máximo. Sin embargo, un transmisor body-pack no debería usarse donde esté inmediatamente adyacente a cualquier marcapasos cardíaco implantado o dispositivo AICD, ya que la energía de radio frecuencia puede interferir con el funcionamiento normal de ese dispositivo médico.

  • Efectuar el mantenimiento al equipo. Considerar la posibilidad de que el equipo inalámbrico necesita mantenimiento, sobre todo si el rango parece ser menor de lo que era al principio. Si el equipo tiene más de uno o dos años, si se ha usado en exceso o ha sufrido un manejo tosco, podría necesitar una puesta a punto para recuperar su rendimiento máximo. Los transmisores inalámbricos y receptores tienen ajustes internos que pueden perturbarse por las caídas, el manejo descuidado y el abuso mecánico, provocando un rango de funcionamiento reducido y otros problemas.

Regresar a Contenidos