La Selección de las Frecuencias

Los micrófonos inalámbricos son significativamente diferentes de cualquier otro equipo de audio, en donde los receptores y transmisores inalámbricos son dispositivos de radio que deben operar en frecuencias específicas. Si las frecuencias operativas son mal escogidas, la interferencia dañina será muy probable. Las interferencias pueden afectar seriamente el funcionamiento de un sistema inalámbrico e incluso hacerlo inutilizable. Hay ciertas reglas que deben observarse si se quieren evitar las interferencias. Las más importantes son:

  • Cada transmisor requiere de un receptor independiente a la misma frecuencia.

  • Dos sistemas inalámbricos en la misma ubicación no pueden usar la misma frecuencia.

  • Las frecuencias inalámbricas tampoco pueden estar demasiado cerca entre sí, ya que sino resultarán en interferencia dañina. En general, se recomienda un espacio mínimo de 1 MHz entre los sistemas.

  • Los sistemas inalámbricos no pueden compartir frecuencias con las estaciones de televisión; no deben operar en frecuencias que sean iguales a aquellas usadas por las estaciones locales de televisión.

  • Incluso cuando las frecuencias inalámbricas no sean las mismas, ni estén demasiado cerca entre sí, ni sean compartidas con una estación de televisión, pueden todavía interactuar ocasionalmente entre sí y causar interferencia por sí mismas.

  • Hay un número máximo de sistemas inalámbricos que pueden operarse en una ubicación, y este número depende del modelo específico o del tipo de equipo inalámbrico en uso y del ambiente local de radio frecuencia (las estaciones operativas de televisión, etc.).

  • Justamente por eso un sistema inalámbrico puede trabajar perfectamente en un área o en una situación particular, y eso no significa que necesariamente funcionará igualmente bien en otra área o en otra situación.


Cuando usted compra o alquila un sistema inalámbrico, alguien tiene que seleccionar una frecuencia operativa (para los sistemas de frecuencia fija) o un rango de frecuencia operativa (para los sistemas con agilidad de frecuencia). Esta persona puedes ser tú, el distribuidor, la compañía de alquiler, o el fabricante del sistema inalámbrico. Si la opción es tomada al azar, hay una probabilidad significativa de que haya interferencia, sobre todo con los sistemas de frecuencia fija. De esa manera, simplemente comprar o alquilar el sistema que esté en stock genera un riesgo innecesario. Es muy importante que tú, el distribuidor, o ambos, hagan un esfuerzo activo para evitar los conflictos de frecuencia.

El concepto más fácil es simplemente comprar o alquilar de un distribuidor que esté capacitado y equipado para realizar la selección de frecuencia. Hay varias maneras de lograr esto, dependiendo de la situación en particular. Siempre pedir este servicio; no vale asumir que nos lo han dado. Para hacer este trabajo correctamente, el distribuidor necesitará saber dos cosas, y tú normalmente necesitarás proporcionar esta información. Y son:

  • La ubicación o el área donde el sistema inalámbrico se va a utilizar. De forma alterna pueden proporcionarse los números de canales de las estaciones locales de televisión. Esto le permitirá al distribuidor evitar estas frecuencias de televisión al seleccionar las frecuencias.

  • La frecuencia, modelo y tipo de cualquier otro sistema de micrófono inalámbrico que esté en uso en la misma ubicación. Esto le permitirá al distribuidor evitar el uso de las mismas frecuencias, frecuencias que estén demasiado cerca, o frecuencias que interactúen. También le permitirá al distribuidor determinar si el número máximo posible de sistemas inalámbricos será excedido o no.


Si el distribuidor no está equipado para proporcionar este servicio, entonces tú o el fabricante del sistema inalámbrico deberéis pasar por el proceso de seleccionar las frecuencias apropiadas.

Regresar a Contenidos